PERITAJE Y TASACIONES

INSPECCIÓN PRE-COMPRA

 

Desde hace unos años hacia aquí, la inspección realizada antes de la compra de una embarcación, normalmente de segunda mano, se haya convertido en la inspección más solicitada a los peritos navales.

Este tipo de inspecciones son contratadas normalmente por el comprador una vez tiene claro su decisión de adquirir esa embarcación. Estas inspecciones no son intrusivas para la embarcación, ya que se llevan a cabo sin desmontar mobiliario, motores u otras partes de la embarcación. Se trata de revisiones oculares de los diferentes elementos de la embarcación y del estado de la misma.

El objetivo de estas inspecciones es detectar si la embarcación sufre algún desperfecto, la reparación del cual podría ocasionar un desembolso de dinero no contemplado en el precio de compra, el cual supondría un aumento en el precio final.

En una inspección pre-compra consta de varias fases, una revisión a flote con prueba de navegación y una revisión en seco. Dichas revisiones se realizan con la presencia del armador y del comprador, aunque a veces el comprador, por no poder desplazarse o por otros motivos, delega en el perito.

 

INSPECCIÓN A FLOTE

En esta inspección se revisa tanto la parte exterior de la embarcación, como la parte interior, el armador, patrón o persona enviada para realizar esa función, será el encargado de poner en marcha los dispositivos que el perito vaya solicitando, y así poder evaluar el estado y funcionamiento de la embarcación. En esta inspección se evaluarán, la sala de máquinas, la estructura interior del casco, las sentinas, el equipo de fondeo, la cubierta, las escotillas, equipos de seguridad, etc y así poder evaluar la integridad de la embarcación. También se inspeccionarán, los mástiles, la jarcia, y las velas.

Una vez finalizada la inspección, se procederá a realizar una pequeña prueba en el mar, donde se evaluará el comportamiento de los motores y el equipo de gobierno.

 

INSPECCIÓN EN SECO

La función del perito en la inspección en seco es revisar la obra viva , las hélices, la quilla, la pala, el eje de cola, la mecha del timón, etc. Dependiendo del material en que esté realizado el casco de la embarcación, el perito realizará una medición de la humedad en el casco de madera, y en el caso de una embarcación con el casco de acero, observará posibles desgastes o deformaciones excesivas.

 

Unos días después de realizar la inspección pre-compra, el perito hará llegar un informe completo describiendo los defectos encontrados y posibles acciones a realizar para solventarlo, incluyendo imágenes. Con este informe, realizado por un perito naval independiente, el comprador, podrá hacerse una idea más clara del estado de la embarcación.

INSPECCIÓN PARA ASEGURADORAS

Es la inspección que realizará el perito para saber el estado en el que se encuentra la embarcación. El perito puede actuar tanto por parte de la aseguradora, como del propietario, y el objetivo será realizar una inspección técnica para así obtener resultados que consigan decirnos cual es el valor a aplicar en la póliza de seguros.

La inspección a realizar es muy similar a la realizada en la inspección pre-compra, el objetivo es saber la integridad estructural de la embarcación.